Schedule Now Pay Bill
be_ixf;ym_202404 d_23; ct_50
Home Health Library Tests and Procedures Abdominal hysterectomy

Histerectomía abdominal

Infórmate por qué podría ser necesaria una cirugía para extirpar el útero, llamada histerectomía, y lo que debes esperar si necesitas este procedimiento quirúrgico.

Perspectiva general

Tipos de histerectomía

En una histerectomía parcial (que se muestra arriba a la izquierda) se extirpa el útero. En una histerectomía total (que se muestra arriba a la derecha) se extirpa el útero y el cuello del útero. El cirujano también puede extirpar los ovarios y las trompas de Falopio (que se muestran abajo).

La histerectomía abdominal es una operación que permite extirpar el útero a través de un corte en la parte inferior del vientre, también denominado abdomen. Este tipo de cirugía se conoce como procedimiento abierto. El útero, también llamado matriz, es el lugar donde crece el bebé cuando una persona está embarazada. En una histerectomía parcial, se extirpa el útero, pero se deja el cuello de la matriz. El cuello de la matriz se conoce como cuello del útero. En una histerectomía total, se extirpa el útero y el cuello del útero.

La histerectomía también puede hacerse mediante un corte en la vagina. Este procedimiento se conoce como histerectomía vaginal. Existe también la cirugía robótica o laparoscópica, en la que se introducen instrumentos largos y delgados a través de pequeños cortes en el vientre.

Podrías necesitar una histerectomía abdominal en lugar de otros tipos de histerectomía en los siguientes casos:

  • Si tienes un útero grande.
  • Si el proveedor de atención médica quiere revisar otros órganos pélvicos para ver si hay signos de enfermedad.
  • Si el cirujano cree que la opción que más te conviene es un procedimiento abierto.

Por qué se debe hacer

Ubicación de los órganos reproductores femeninos

Los ovarios, las trompas de Falopio, el útero, el cuello del útero y la vagina (canal vaginal) forman el aparato reproductor femenino.

Podrías necesitar someterte a una histerectomía para tratar lo siguiente:

  • Cáncer. Si tienes cáncer de útero o de cuello del útero, una histerectomía puede ser la mejor opción de tratamiento. Según el tipo específico de cáncer que tengas y cuán avanzado esté, podría haber otras opciones de tratamiento, como radiación o quimioterapia.
  • Fibromas. La histerectomía es el único tratamiento definitivo y certero para los fibromas. Los fibromas son tumores que se forman en el útero. No son cancerosos. Pueden causar sangrado intenso, anemia, dolor pélvico y presión en la vejiga.
  • Endometriosis. La endometriosis es una afección en la que un tejido similar al que recubre el interior del útero crece fuera de este órgano. El tejido puede crecer en los ovarios, las trompas de Falopio y otros órganos cercanos. En caso de endometriosis grave, se puede requerir una histerectomía para extirpar el útero junto con los ovarios y las trompas de Falopio.
  • Prolapso uterino. Cuando los músculos y los ligamentos del suelo pélvico se estiran y se debilitan, el útero puede carecer de sostén suficiente para mantenerse en su lugar. Cuando el útero se desplaza y se desliza dentro de la vagina, se produce lo que se conoce como prolapso uterino. Esta afección puede derivar en pérdidas de orina, presión pélvica y problemas en la defecación. Para tratarla, a veces es necesario hacer una histerectomía.
  • Sangrado vaginal intenso e irregular. Si tus menstruaciones son abundantes, en intervalos no regulares o duran muchos días en cada ciclo, la histerectomía puede ofrecer alivio. Este procedimiento se utiliza solo cuando el sangrado no se puede controlar con otros métodos.
  • Dolor pélvico crónico. Si tienes dolor pélvico crónico que se origina en el útero, una cirugía puede ser el último recurso. Sin embargo, hay ciertos tipos de dolor pélvico que la histerectomía no resuelve. Someterse a una histerectomía que no necesitas puede generar otros problemas.
  • Cirugía de confirmación de sexo. Algunas personas que desean que su cuerpo refleje mejor su identidad de género deciden someterse a una histerectomía para extirpar el útero y el cuello del útero. En este tipo de cirugía, también se podrían extirpar los ovarios y las trompas de Falopio.

Luego de una histerectomía, ya no puedes quedar embarazada. Si existe la posibilidad de que quieras quedar embarazada en el futuro, consulta al proveedor de atención médica acerca de otras opciones de tratamiento. En el caso del cáncer, la histerectomía podría ser la única opción. Sin embargo, para afecciones como fibromas, endometriosis y prolapso uterino puede haber otros tratamientos.

Durante la cirugía de histerectomía, podrían extirparte los ovarios y las trompas de Falopio en un procedimiento relacionado. Si todavía menstrúas, la extracción de los dos ovarios llevará a que tengas una menopausia quirúrgica.

En este caso, los síntomas de la menopausia comenzarán muy pronto después de someterte al procedimiento. El uso de terapia hormonal a corto plazo puede ayudar a aliviar los síntomas muy molestos.

Riesgos

La histerectomía suele ser segura; sin embargo, como toda cirugía mayor, presenta el riesgo de complicaciones.

Los riesgos de una histerectomía abdominal incluyen lo siguiente:

  • Infección
  • Sangrado abundante durante la cirugía.
  • Daño durante la cirugía a las vías urinarias, la vejiga, el recto u otras estructuras pélvicas, cuya reparación puede requerir más cirugías.
  • Una mala reacción a la anestesia, que es el medicamento usado durante el procedimiento quirúrgico para adormecer el dolor.
  • Coágulos sanguíneos.
  • Inicio de la menopausia a más temprana edad, aunque no se hayan extirpado los ovarios.
  • En raras ocasiones, la muerte.

Cómo prepararte

Es posible que sientas ansiedad por tener que someterte a una histerectomía. Prepararte para esta cirugía puede ayudar a que te tranquilices. Para prepararte para el procedimiento:

  • Infórmate. Antes de la cirugía, reúne toda la información que necesites para estar segura sobre la decisión de someterte a una histerectomía. Hazle preguntas al equipo de atención médica. Infórmate acerca de la cirugía, los distintos pasos que incluye y qué esperar después del procedimiento.
  • Sigue las instrucciones con respecto a los medicamentos. Averigua si debes hacer algún cambio en los medicamentos que tomas habitualmente en los días previos a la cirugía. Informa al equipo de atención médica acerca de todos los medicamentos de venta libre, suplementos alimentarios o plantas medicinales que tomes o uses.
  • Pregunta qué tipo de anestesia te administrarán. La histerectomía abdominal suele requerir anestesia general. Este tipo de anestesia te pone en un estado similar al sueño durante la cirugía.
  • Prepárate para la hospitalización. El tiempo que debas permanecer en el hospital dependerá del tipo de histerectomía al que te sometas. En una histerectomía abdominal, debes prepararte para estar al menos 1 o 2 días en el hospital.
  • Haz los arreglos necesarios para recibir ayuda. La recuperación total puede llevar varias semanas. Durante ese tiempo, tal vez debas reducir tu nivel de actividad. Quizá tengas que evitar conducir o levantar objetos pesados, por ejemplo. Organiza para que alguien te ayude en casa si crees que lo necesitarás.
  • Ponte en forma lo mejor posible. Si fumas, deja de fumar. Concéntrate en consumir alimentos saludables, hacer ejercicio y bajar de peso, si es necesario.

Lo que puedes esperar

Incisiones de histerectomía abdominal vertical y horizontal

Durante la histerectomía abdominal, el cirujano hace un corte vertical u horizontal, llamado incisión, en la parte inferior del abdomen. Un corte vertical (como el que se muestra a la izquierda) permite al cirujano un mayor acceso a la pelvis. Un corte horizontal (como el que se muestra a la derecha) sigue las líneas naturales de la piel, por lo que, generalmente, deja una cicatriz más delgada.

Antes del procedimiento

Podrías necesitar hacerte pruebas para verificar la existencia de cáncer u otras enfermedades. A partir de los resultados, el cirujano podría cambiar la técnica utilizada en la operación. Las pruebas pueden incluir las siguientes:

  • Una prueba de Papanicolaou, también llamada citología vaginal, que sirve para detectar células anormales en el cuello del útero o cáncer del cuello del útero.
  • Una biopsia endometrial, en la que se toma una muestra del tejido de revestimiento del útero. Esta prueba permite detectar células anormales en el revestimiento uterino o cáncer endometrial.
  • Una ecografía pélvica, que es una prueba por imágenes que permite ver tanto el tamaño de los fibromas uterinos como pólipos endometriales o quistes ováricos.
  • Análisis de sangre, para saber si hay afecciones que pueden afectar la cirugía.
  • Una resonancia magnética pélvica, que es una prueba en la que se utiliza un campo magnético para generar imágenes de los órganos y los tejidos del cuerpo.
  • Una tomografía computarizada del abdomen y la pelvis, en la que se toman radiografías del cuerpo desde diferentes ángulos para generar imágenes transversales del útero y otras estructuras de la pelvis.

El día anterior y la mañana de la cirugía, te bañarás o ducharás con un jabón especial para ayudar a reducir el riesgo de infección. El equipo de atención médica también puede pedirte que te hagas un lavado vaginal y te laves el recto con un enema.

Durante el procedimiento

Antes del procedimiento, te administrarán anestesia general. Eso significa que no sentirás dolor durante la cirugía. El procedimiento en sí suele durar entre 1 y 2 horas aproximadamente.

Te colocarán una sonda urinaria, que se conoce como catéter, a través de la uretra para vaciar la vejiga. El catéter permanecerá allí durante la cirugía y posteriormente por un período breve. Antes de la intervención quirúrgica, el equipo de atención médica limpiará el abdomen y la vagina con una solución estéril. También te administrarán un medicamento antibiótico a través de una vena del brazo para reducir el riesgo de infección.

Luego, el cirujano hará un corte en la parte baja del abdomen. Dicho corte se conoce como incisión. Puede hacerte:

  • Una incisión vertical, que comienza en el medio del abdomen y se extiende desde debajo del ombligo hasta encima del pubis. Algunas veces, también es necesario prolongar la incisión sobre el ombligo. Esto se decidirá en función del tamaño del útero o de si se deben hacer otros procedimientos quirúrgicos junto con la histerectomía.
  • Una incisión horizontal por la línea del bikini, que se encuentra a aproximadamente una pulgada (2,5 cm) por encima del pubis.

El tipo de incisión que necesites dependerá de varios factores, como el motivo de la histerectomía, la necesidad de examinar la parte superior del abdomen, el tamaño del útero y el hecho de que tengas o no cicatrices de cirugías anteriores.

Después del procedimiento

Luego de la cirugía, te llevarán a la sala de recuperación y luego a tu habitación en el hospital. El equipo de atención médica hará lo siguiente:

  • Te revisará para ver si tienes síntomas de dolor.
  • Te dará medicamentos para controlar el dolor.
  • Te animará para que te levantes y te muevas poco después de la cirugía.
  • Te alentará a que bebas líquido y consumas porciones pequeñas de comida.
  • Te vigilará por si surgen complicaciones del procedimiento quirúrgico.

Es posible que debas quedarte 1 o 2 días en el hospital, o incluso más tiempo. Las compresas sanitarias pueden ayudar a contener el sangrado y la secreción vaginal. Después de una histerectomía, puedes tener secreción vaginal con sangre durante varios días o semanas. Hazle saber al equipo de atención médica si tienes un sangrado intenso como el de un período menstrual o si el sangrado no para.

Con el tiempo, la incisión cicatrizará, pero te quedará una cicatriz visible en la parte baja del abdomen.

Resultados

Pueden pasar varias semanas para que vuelvas a sentirte como antes. Durante ese tiempo:

  • Descansa mucho.
  • No levantes nada pesado durante seis semanas completas después de la cirugía.
  • Haz actividad física después de la cirugía, pero evita hacer ejercicios extenuantes durante las primeras seis semanas.
  • Espera seis semanas para reanudar la actividad sexual.
  • Sigue las sugerencias del equipo de atención médica para regresar a tus actividades habituales.

La vida después de la histerectomía

Una histerectomía cambia algunos aspectos de la vida. Por ejemplo:

  • Ya no tendrás menstruaciones.
  • Puedes sentir alivio de los síntomas que hicieron necesaria la cirugía.
  • No podrás quedar embarazada.
  • Si estás en una etapa premenopáusica, la extirpación de los ovarios junto con el útero dará inicio a la menopausia.
  • Luego de una histerectomía, puedes empezar con la menopausia a más temprana edad, aunque en la cirugía no se hayan extirpado los ovarios.
  • En una histerectomía parcial, el cuello del útero se conserva y sigue habiendo riesgo para cáncer del cuello del útero. Suele ser necesario continuar con las pruebas de Papanicolaou de manera regular para detectar este tipo de cáncer.

Otros aspectos de la vida probablemente vuelvan a ser como antes de la cirugía o mejoren. Por ejemplo:

  • Si tenías una buena vida sexual antes de la histerectomía, es probable que sigas teniéndola después de la cirugía. Hasta podrías sentir más placer sexual después de dicho procedimiento. Esto puede deberse al alivio del dolor crónico o del sangrado intenso que generaba el problema uterino.
  • El alivio de los síntomas puede mejorar tu calidad de vida. La histerectomía podría darte una sensación general de bienestar,

pero también podría generarte una sensación de pérdida. Las mujeres premenopáusicas que deben someterse a una histerectomía para tratar un cáncer ginecológico podrían lamentar la pérdida de fertilidad. Si la tristeza o los sentimientos negativos te impiden disfrutar de la vida, habla con un proveedor de atención médica.

Last Updated: April 15th, 2023